91 450 45 45

   ¿Qué es un editor?



 

Hay varias figuras profesionales que rodean al autor-artista-intérprete que generalmente no son tan conocidas como se supone, aunque sin duda la más desconocida es la del editor musical.

En concreto podríamos hablar de:

  • Manager:

La mejor conocida. Su función es la de representar los intereses del artista. Buscar actuaciones, negociar los contratos, “cachés”, condiciones de equipamiento, viajes, hoteles…

  • Productor discográfico o, como mejor se le conoce, Discográfica:

También trabaja con el artista y se encarga de producir, promocionar y distribuir sus interpretaciones en soporte discográfico, tanto en formato digital como físico.

Pero ¿quién se encarga del autor?, ¿quién maneja, promociona, gestiona, distribuye, protege y explota comercialmente una obra musical? ….  el Editor.

 

Cuando un Autor escribe o compone una obra o canción, sabe que comienza un trabajo cuya finalidad será conseguir que esa propiedad intelectual reporte un beneficio material o inmaterial a su dueño, nunca lo contrario.

El Autor sólo desea que su obra no se vea dañada, modificada, utilizada sin su autorización o, lo que es peor, robada, y con lo que sueña es con que esa obra pueda proporcionarle una rentabilidad económica y satisfacciones personales que compensen los esfuerzos realizados en su creación.

Para todo ello su mejor socio es, sin duda, el Editor.

Por supuesto que cualquiera de las tareas de manager, productor discográfico o editor las podría realizar directamente el autor, pero para ello necesitaría dedicar unos recursos, conocimientos y esfuerzos que disminuirían su labor creativa.

En un principio editor era sinónimo de impresor. Y no queda bien clara la relación existente entre éste y el autor de la obra impresa, que en ocasiones aparecía fundida en la misma persona.

La relación entre autor y editor era ocasional, porque se trataba de una mera transacción comercial en la que el editor adquiría la propiedad de la obra a publicar mediante el pago de una cantidad, respetando, eso sí, el nombre del autor en los ejemplares impresos. El autor vendía el derecho de impresión a cambio de un precio pactado y no se tiene noticia de si de alguna forma quedaba su suerte vinculada al éxito mayor o menor de las ventas.

Luego empezó a utilizarse la fórmula de hacer partícipe al autor en los rendimientos que se obtenían por la venta de su obra impresa.

Pero cuando la relación entre autor y editor empieza a cobrar importancia es en el momento en que el ordenamiento jurídico recoge el reconocimiento de los derechos de autor, tanto morales como patrimoniales y al autor se le plantea la necesidad y conveniencia de entregar su obra al editor para que, mediante la cesión de los derechos de explotación, éste la publique y realice una labor de difusión y promoción de la misma.

La firma del contrato de edición de obras musicales (con o sin letra) es el resultado de un cruce de voluntades entre autor y editor, ajustándose a la práctica habitual de todos los países occidentales y tratar de recortar las facultades del autor de disposición sobre su obra y de pactar unas condiciones beneficiosas para ambas partes, autor y editor, mediante la supresión del artículo 71 del real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprobó el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, como pretenden algunos, es algo tremendamente perjudicial para el autor, para el editor y para el mundo profesional de la música.

 

 

¿Por qué necesitas un Autor a un Editor?


 

 

1.-  Promociona tu obra. El Autor precisa de alguien que realice las labores administrativas y promocionales a las que él no puede dedicarse, sin desatender su labor creadora. Necesita de un socio activo y eficaz.

2.-  Publica tu obra. El Editor es quien publica la obra del Autor (gráficamente) y se encarga de conseguir los acuerdos para que otros la publiquen en un soporte tanto físico como digital, facilitando el acceso a la misma a cuantos integran el mundo profesional de la música.  Una obra no publicada es como si no existiera, puesto que nadie sabe dónde acudir para obtener su partitura, o su partitura y letra, o la grabación, según los casos.

3.-  Protege tu obra.  El Editor es quien se preocupa de la protección de la obra del Autor. La documenta en la SGAE, la inscribe en el Registro de la Propiedad Intelectual y además vigila y defiende la integridad de la misma frente a cualquier ataque que pueda sufrir de naturaleza moral o patrimonial.

4.- Explota comercialmente tu obra. El Editor conoce los resortes necesarios para tratar de conseguir los mejores resultados económicos en la explotación comercial de la obra. Está en contacto constante con productores discográficos, artistas, productores de obras audiovisuales, agencias de publicidad, etc.

5.-  Difunde tu obra en Internet. El Editor utiliza Internet para la difusión de la obra que le ha sido encomendada por el Autor, sabe y conoce las mejores vías para su promoción.

6.-  Difunde tu obra en el Extranjero. El Editor es quien puede proyectar la obra fuera de nuestras fronteras, a través de la red de editores extranjeros con los que tiene continuo contacto profesional. La promoción y el control internacional de los derechos que pueda producir la obra están asegurados a través de los sub-editores con los que el Editor cuenta.

7.- Defiende tus derechos. El Editor se preocupa de rescatar aquellos derechos que no han podido ser debidamente repartidos por su difícil identificación a la hora de su distribución por las Entidades de Gestión, analiza las liquidaciones y lleva a cabo las reclamaciones oportunas en defensa de los intereses legítimos del Autor de la obra. En definitiva, rescata todos aquellos ingresos que por muy variadas causas no hayan llegado al Autor.

8.-  Es un eficaz colaborador. El Editor, en muchas ocasiones, toma parte activa al colaborar con el Autor para darle forma definitiva a una obra determinada.

9.- Es tu mejor consejero.  El Editor es un consejero permanente del Autor, incluso en aspectos de la vida social que van más allá de la mera labor profesional; a él siempre puedes acudir.

10.- Es tu mejor socio.  El Editor en su relación con el Autor aporta trabajo, inversión, experiencia, dedicación y eficacia.

 

El Editor es el mejor socio del Autor

 

     M20 Editorial



 

Desde su creación en 1986, M20 Ediciones nace con la vocación de colaborar con los músicos y autores que, desde el propio Estudio de Grabación M20, buscan la forma de encontrar un futuro para sus grabaciones y composiciones.

De esa forma, y gracias a la relación con las discográficas independientes y, especialmente con Avispa Music, comienza su trabajo de búsqueda de recursos y medios en los que dearrollar una amplia carrera de representaciones que culminarán en la publicación de más del 90% de sus obras representadas.

 

No es por casualidad que, desde siempre, tanto en el Estudio como en la Editorial, el repertorio mayoritario sea de rock y heavy metal nacional lo que hace que en poco tiempo M20 se convierta en la Editorial independiente de referencia para el metal nacional, albergando en su catálogo a las principales bandas del género.

 

La lista de las bandas de rock cuyos repertorios, parcial o totalmente, están representados por M20 es muy larga, y podríamos citar a grupos perfectamente conocidos como Medina Azahara, Ilegales, Saratoga, Warcry, Avalanch, Paco Ventura, Loquillo, Obús, Rata Blanca, Stravaganzza, Hora Zulú, Jorge Salán, Saurom, Txus di Fellatio (Magö de Oz), Muro, Suburbano, Beethoven R, Sublevados, Caskärrabias, Centinela, Estirpe, Babylon Chat, Aspid, Cuatro Gatos, Sphinx, Dragonfly, Sauze, Overlife ….

 

Posteriormente M20 amplió su catálogo a otros estilos musicales, de forma que su catálogo actual se completa con obras de pop, pop rock, guitarra flamenca, música electrónica o instrumental.